El Presupuesto Familiar

31 10 2010

Que no os asuste el título de esta semana, el presupuesto ni muerde ni da miedo, ya veréis. Quizás hoy el tema sea algo denso, pero intentaré ser lo más ameno posible.

Si Wilfredo gana 1000€ al mes, ¿Cómo es posible que a final de mes no le quede ni un euro y no sepa en qué se lo ha gastado? Hoy no analizaremos si 1000€ es mucho o es poco ni si es correcto que Wilfredo se lo haya gastado todo o no. Sencillamente, y no es poco, encontraremos las herramientas para saber en qué se lo ha gastado todo.

A algunos de vosotros seguramente os suene la palabra presupuesto por haberla utilizado en el trabajo, haberla oído durante los estudios o en conversaciones de taberna con los amigos. Pero al resto de vosotros que os suene a Ministros, Empresas o Economía, ¡no os asustéis! El Presupuesto son justamente los 1000€ que Wilfredo se ha gastado y no tiene muy claro en qué.
Pero si quiero ser un poco más formal, el Presupuesto Familiar en el dinero con el que contamos para hacer frente a los gastos previstos e imprevistos del hogar.

Parece obvio, pero saber en qué nos gastamos el dinero que ganamos es más importante de lo que parece. Y aunque parezca mentira, mucha gente que os rodea o quizás vosotros mismos no tenéis una idea clara de donde va a parar el dinero que ganáis.

Un amigo me decía hace unos meses que cada final de mes él miraba el saldo de su cuenta bancaria y lo comparaba con el del mes anterior. Si el saldo era superior, buena señal. ¿Y si el saldo era inferior? Dependiendo del importe se preocupaba más o menos y buscaba justificación en algún gasto gordo que hubiera tenido para quedarse más tranquilo y así cerrar la libreta del Banco y esperar al mes siguiente.

La verdad es que este proceder es algo bruto para mí y no aporta ninguna o casi ninguna información útil. Pero si no se dispone de tiempo o de ganas, al menos es un punto de control.

Volvamos a Wilfredo, los últimos meses ha estado ganando 1000€ y no tiene muy claro en que se lo ha ido gastando. Lo que tiene claro (o eso cree él) es que no le ha quedado ni un céntimo.

Para empezar, mi primera recomendación es pagar todo lo que se pueda con nuestra tarjeta de débito (gratuita si hemos convencido a nuestro banco de que la vamos a usar para muchas cosas). Si así lo hacemos, esto nos permitirá a final de mes ver cuándo y dónde nos hemos gastado el dinero. Se acabó eso de llevar siempre el dinero en el bolsillo, llegar a viernes y no recordar en qué nos lo hemos gastado. Contra lo que mucha gente piensa, la tarjeta no hace que gastemos más.

En segundo lugar hay que ver qué gastos domiciliados tenemos en nuestra cuenta bancaria. Todos estos hay que valorarlos, ver si son correctos y valorar si son necesarios. En el caso que nos ocupa hoy, vemos que a Wilfredo de sus preciados 1000€, 300€ van a volar el día 1 de cada mes en domiciliaciones. Por lo que ya empezaremos a saber ¡dónde va a parar el dinero!

Y en tercer lugar, cuando hayan pasado un par de meses, podremos analizar bastante bien la Cesta de la Compra de Wilfredo. Como habrá pagado todo lo posible con tarjeta, podremos sacar un extracto bancario y ver como se han gastado los 700€ restantes:

300€ en tiendas de comestibles (comida, productos de limpieza, farmacias…)
100€ en tiendas de menaje (ollas, cortinas…)
200€ efectivo del cajero
100€ en ocio (cine, teatro…)

Ahora podemos ver claramente 2 cosas:

  1. Cómo y cuando se gasta Wilfredo su presupuesto de 1000€
  2. La composición de la Cesta de la Compra de nuestro amigo

No hay que sacar conclusiones precipitadas de este estudio. Nuestra finalidad era (rememorando el primer post de este Blog) el Orden y el Control y conocer en qué se gasta Wilfredo su presupuesto mensual de 1000€. Objetivo que se ha conseguido.

La próxima semana, si no hay ninguna noticia de actualidad que crea que merece ser analizada, analizaremos con más profundidad la estructura de este Presupuesto. Sólo os avanzaré que será algo más técnico.

Un saludo,

Caixa o Faixa





Bonos de la Generalitat

24 10 2010

Bonos

La Generalitat de Cataluña emitirá unos Bonos a un año al 4,75% TAE esta misma semana. Esta noticia irrumpió con cierto revuelo hace unas semanas en la precampaña de las elecciones autonómicas del Principado.

No entraré en si es lícito o correcto que un gobierno autonómico emita Deuda Pública, si es o no un buen momento para hacerlo o si sus finalidades son las adecuadas o no. Me centraré en el análisis que debemos hacer nosotros como ahorradores ante la posibilidad de invertir en Deuda Pública.

Para los menos versados en este tipo de “cosas”, intentaré explicar de manera sencilla de qué se trata:

“El señor Generalitat necesita dinero para pagar sus facturas de la luz, agua, internet, la señora de la limpieza… y como que no dispone de dinero en estos momentos  pero nos asegura que lo tendrá (no cobrará su nómina antes del año próximo) lo pide prestado a los ciudadanos (esos somos tu y yo)”.
Esta manera de pedir prestado se llama Emisión de Bonos o Deuda Pública.

Estos Bonos se pagarán a un año al 4,75% TAE. ¿Traducimos?

“Hoy le dejamos 1000€ al señor Generalitat con la condición de que en 12 meses (12 meses y 2 días, ni uno más ni uno menos) nos devuelva los 1000€ más 47,76€ como premio. ¿Vaya chollo, verdad? ¡Si es más de lo que nos da nuestro banco habitual de toda la vida!

Bueno, no cantemos victoria aun. Analicemos las salvedades que yo le veo a esto:

  • Los 47,76€ son antes de impuestos, por lo que cuando le quitemos el 19% que le corresponde a Hacienda, nos quedaremos con 38,68€. Aunque esto nos pasará con los Bonos, los intereses de nuestro banco y con los dividendos de las acciones compradas en Bolsa. Los impuestos se pagan sí o sí en todos los casos. Pero quería recordar que los 47,76€ no serán reales, lo que nos quedará limpio son 38,68€.
  • Os puedo asegurar casi al 100% que los bancos nos querrán cobrar una ‘pequeña’ comisión por los trámites de la compra, la gestión o por la sonrisa del Comercial que nos atienda. Por lo que eso que nos cobre (6€ por ejemplo) se lo deberemos restar a los 38,68€ que ganábamos inicialmente (el chollo se disuelve). Pero quizás podamos negociar con nuestro banco.
  • Durante 1 año tendremos este dinero fuera de nuestro alcance. Y si lo necesitamos, ¿qué podremos hacer? A través de nuestro banco quizás consigamos que nos encuentren comprador y así recuperar nuestros 1000€. ¿Pero nos cobrarán comisión por eso? Aquí os puedo decir que probablemente no lo hagan, ¡pero pueden!
    Si venden nuestro Bono a otro ciudadano, recuperaremos los 1000€ mas parte de los intereses que hayamos ganado hasta el momento. Pero eso dependerá de cuanta gente quiera vender Bonos y cuantos los quieran comprar. Por lo que os recomendaré aguantar todo el año si es posible.
    En los casos en los que se emiten Bonos a muchos años (de los que hablo esta semana son sólo a 1 año) es habitual que el valor de los Bonos varíe en el tiempo y estos valgan 950€ o 1050€. Pero me extrañaría que se diera el caso en estos Bonos a sólo 1 año.

No quiero ser aguafiestas, ya que también hay aspectos positivos. Veámoslos:

  • Invertir en la Deuda Pública es de lo más seguro que hay. Si los estados han salvado a los Bancos, ¿cómo van a dejar colgados a los ciudadanos? Pero nunca estaremos al 100% seguros (mirad cómo están los griegos) y además las agencias internacionales cada vez se fían menos de esta emisión.
  • El tipo de interés es muy interesante, de lo más alto que hay en el mercado español.
  • La comodidad de la inversión. Desde las entidades bancarias más importantes podremos hacer todas las gestiones sin ningún quebradero de cabeza. Cuando para obtener rentabilidades cercanas hay que abrir nuevas cuentas bancarias, domiciliar nóminas u otras cosas en otros bancos…

Entonces ¿compramos? Depende, ¿creéis que habrá mejores ofertas en las próximas semanas (o meses) por parte de bancos o cajas?. O lo que quizás sea más importante, ¿conocemos las condiciones que nos pondrán nuestros bancos? Vi en las Noticias que algunos Bancos pensaban cobrar un 0,46%, otros no decían nada y alguno descartaba tal cosa.

Hay unas curiosidades que quiero destacar:

La primera, ¿creéis que a vuestro banco le hará gracia que saquéis el dinero de su ‘hucha’ para ponerlo en la ‘hucha’ del señor Generalitat? Pensad que se sentirá enojado por 2 razones:

  1. Os vais con otro y él se queda sin vuestro dinero.
  2. No hay nada que moleste más a una oficina bancaria que sacar los ahorros en los últimos meses del año. Les Afecta mucho a sus objetivos anuales.

Es por eso que creo que el banco algo nos intentará cobrar.

Yo lo compararía con tener una pareja de baile habitual y a ésta dejarla plantada un sábado porque parece que hay otra que baila algo mejor. Lo más probable es que nuestra actuación tenga repercusiones con ambas parejas.

En segundo lugar, los Bancos se van a embolsar un 3% por cada 1000€ que tramiten a los ciudadanos (a nosotros, vaya). De manera que de cada 1000€ que invirtamos, el señor Generalitat va a recibir 970€ y el Banco se quedará 30€.

Y la tercera curiosidad, ¿Por qué no le ha pedido el señor Generalitat el dinero a los bancos españoles? Ya lo ha hecho, pero resulta que ya le han dejado el máximo que se pueden permitir. ¿Y qué hay sobre los bancos internacionales? O no se fían o están mirando hacia otro lado.

Bueno, mi pretensión no es más que poner sobre la mesa las piezas del juego para que cada cual haga su jugada.

Abran juego señores

Caixa o Faixa





Encuesta Semana 18-24 Octubre

22 10 2010

Gracias a todos por la participación en la consulta.

De los 16 votos recibidos, 10 han votado a favor del próximo Post sobre los Bonos de la Generalitat y 6 a favor de Reducción de Ingresos -> Acciones Inmediatas.

Domingo por la tarde estará disponible el post más votado.

Un saludo,

Caixa o Faixa





Orden y Control

17 10 2010

Caos y Desorden

Libretas, tarjetas, cuentas corrientes, depósitos, fondos de inversión… ¿realmente necesitamos tener 4 o 5 tarjetas de crédito? ¿Es necesario trabajar con 3 o 4 cuentas bancarias? ¿Somos conscientes de que tenemos un pequeño saldo en cuentas bancarias sin movimiento? ¿Hay que operar en Bolsa desde 2 o más bancos diferentes?

¿Habéis hecho nunca un recuento de todos los productos que os ha vendido nuestro banco o caja?

Un Banco se gana la vida vendiendo productos financieros a sus clientes. Y estos productos no son otros que tarjetas de crédito, cuentas de ahorro, fondos de inversión… Lo que se traduce en comisiones y más comisiones.

Un cliente es aquel que compra, adquiere un bien o un servicio a cambio de un precio pactado previamente. ¿Y quién es ese cliente? Nosotros somos los clientes de los bancos, por lo tanto somos los que tendremos que pagar por aquello que hemos adquirido. Tarde o temprano, algo se va a acabar pagando. Aquello que tantas veces hemos escuchado “Ya que mi Banco me guarda mi dinero, con eso se puede dar por pagado” no funciona. Más bien nuestro Banco se pregunta “¿Este cliente es rentable para mí?”. Por lo que yo os pregunto, ¿Sois rentables a vuestro banco? Pensad en ello.

Con los tiempos que corren, en estos momentos de crisis e incerteza económica, es cuando tenemos que recoger los frutos de aquello que hayamos sembrado en tiempos de bonanza. Hay que parar, hacer recuento de lo que tenemos, descartar lo que no sirve y prepararnos para lo que pueda venir en un futuro.

Por lo tanto, desde mi humilde punto de vista, daré algunos consejos de cómo proceder con los productos bancarios más comunes:

Las Cuentas Bancarias que tengan poco o ningún movimiento los tenemos que dar de baja. De poco nos servirá tenerlas con saldo a 0€. Aquello que no utilicemos hay de darlo de baja para centrarnos en aquellas cuentas que sí utilicemos habitualmente.

Den todas las tarjetas que tengamos, quedémonos con 2. La primera (de débito) nos tiene que servir para los gastos comunes y habituales, tanto tenemos, tanto gastamos. Y la segunda tarjeta (de crédito) nos servirá para los gastos no previstos, viajes, urgencias…

Hay que homogenizar los depósitos de ahorro. Si bien es correcto y recomendable no tener todos los huevos en la misma cesta, no es necesario que la docena la tengamos en 12 lugares diferentes. Es el momento de poner “orden en casa” y racionalizar lo que tenemos.
No es necesario tener 2 cuentas de ahorro, un depósito, un fondo de inversión… y quizás otros productos más de ahorro con un pequeño importe. En estos momentos hay que tener el dinero más recogido y en la menor diversidad de lugares posibles.

Y finalmente, a los que tengan fondos variables de ahorro, no les diré que se los saquen de encima. Estos productos acostumbran a ser inversiones de medio o largo plazo y no nos tenemos que precipitar a la hora de comprar o venderlos. Ya que puede suponer una pérdida para nuestros ahorros el no haber valorado correctamente nuestra decisión. Si los tenemos, habrá que valorar uno a uno si nos conviene mantenerlo o sacárnoslo de encima.

Debo preveniros, la chica simpática de la oficina intentará que no nos demos de baja las tarjetas, las cuentas o lo que sea. ¡A ella le interesa que tengamos muchas cosas suyas! Pero nosotros ahora tenemos claro lo que queremos, que no es otra cosa que quitarnos cosas de encima. Y con ello, ganar el control de nuestras finanzas y quitarnos gastos de encima.

Concluimos entonces con lo siguiente:
Es importante mantener el control de lo que tanto nos ha costado ahorrar (Orden y Control). Por lo tanto es importantísimo saber exactamente qué tenemos, donde lo tenemos y con qué facilidad de recuperación lo tenemos.





Abrimos el Chiringuito!

10 10 2010

El próximo 18 de octubre arrancaré con los artículos en este blog. Mientras tanto deberéis conformaros con Sobre el Proyecto.

Saludos,

Caixa o Faixa