El Patrón Oro

14 11 2010

Esta semana pensaba colgar el post Reducción de Ingresos -> Acciones Inmediatas, pero me sorprendió durante la cena de lunes la siguiente noticia:

Zoellick propone volver al Patrón Oro para las paridades de monedas.

¡Notición! Para la mayoría de lectores, les sonará a chino quién es el señor Zoellick y a hebreo qué debe ser eso del Patrón Oro. Empezaré por el señor Zoellick.

El señor Robert Bruce Zoellick es el presidente del Banco Mundial, organismo del que hablaremos otra semana. Formaba parte de la última administración Bush y fue colocado a dedo por éste mismo como Presidente del Banco Mundial. Por lo que he leído, tiene currículum suficiente para serlo, pero no deja de ser interesante ver como se ocupan estos cargos de tanta responsabilidad e importancia.

Por otro lado, el Patrón Oro tiene mucha más miga. Hay innumerable bibliografía que explica la historia del Patrón Oro, sus crisis, sus vaivenes y reglas de funcionamiento. Al final del post indicaré bibliografía al respecto, pero doy fe de que es infinitamente aburrida. Por lo que me he propuesto resumir en unas líneas el concepto básico.

Fue en Europa Occidental donde se implantó un sistema que intentaba respaldar con oro los billetes y monedas que había en la calle. De manera que el Banco Estatal (o el estado) garantizaba al portador de billetes y monedas una cierta cantidad en oro (países menos ricos lo hacían con la plata). Cuanto más oro tenía un país, más moneda podía poner en la calle.

Este sistema funcionó con sus más y sus menos a lo largo de finales del siglo XIX y primer tercio del siglo XX. Pero el Crack del 29 y la segunda Guerra Mundial, hirieron de muerte a éste sistema. Con la crisis, el Patrón Oro implicaba ciertas rigideces y protocolos que iban en contra de las acciones que se querían tomar para salir de ella. Y con la Segunda Guerra Mundial, los países implicados en la Gran Guerra tuvieron grandes necesidades de dinero para comprar materias primas, armas, víveres… por lo que agotaron sus reservas de oro y se vieron obligados a imprimir billetes sin oro que lo respaldara. Por lo que se pasaron por el Arco del Triunfo eso de emitir tantos billetes como oro tuvieran en sus arcas.

La caída del Patrón Oro no fue tan sencilla como muestro, pero se resume así más o menos.

Algo que caracterizó al Patrón Oro, es que sólo los países más ricos lo mantenían (Inglaterra, Francia, Alemania, Rusia, Australia, EE.UU…), los considerados de segunda división mantenían una dualidad con la plata y el oro. Y los países pobres hacían lo que podían, como ahora, vaya.

Como muestra de esta paridad billete-oro, he colgado la imagen de un billete de 100$ en el que se lee el mensaje “El Tesoro de los Estados Unidos pagará 100$ en monedas de oro al portador”. Y un par de curiosidades, dos billetes de 100 pesetas cada uno. En ellos hay escrito “El Banco de España pagará 100 pesetas al portador”. A lo que uno se pregunta, si alguien iba al Banco de España con un billete de 100 pesetas le daban a cambio otras 100 pesetas? ¿Menuda tontería, no? Esto tiene una explicación, es una manera de mantener el espíritu de los billetes más antiguos (de los que no he conseguido imagen) en los que el mensaje era más o menos “El Banco de España pagará 1 peseta en oro al portador”.

100$                     
100 pta Becker      
100 pta Falla          

Volviendo a la noticia que casi me provoca un corte de digestión en la cena del Lunes, deciros que el Presidente del Banco Europeo y algún que otro líder mundial han contestado que ni en broma vuelven ellos al Patrón Oro. Por lo que podéis respirar tranquilos por ahora.

Pero ni todo es blanco ni es negro. La idea del señor Robert Bruce Zoellick es poner freno a la guerra de divisas que hay en estos momentos y que no auda a salir de la crisis mundial. Por un lado el dólar pierde poder en el mundo, los chinos no quieren que el Yuan tenga el valor de mercado que le corresponde y los Europeos están tan orgullosos de su euro encarecido para poder viajar al extranjero que no se dan cuenta de la que les puede caer encima.

El Patrón Oro sufrió su crisis, el sistema de ‘libre mercado’ de divisas que tenemos ahora también tiene su crisis particular y futuros sistemas también tendrán sus propias crisis. Por lo que no es descabellado que se planteen caminos a tomar para mejorar lo presente (aunque algunos planteen volver al pasado).

Caixa o Faixa

Bibliografía:
Eichengreen, B. La globalización del capital. Historia del sistema monetario internacional. Pág. 9-62. Ed. Antonio Bosch, Barcelona, 2000. ISBN 84-85855-95-7
Lectures d’Història Econòmica Mundial. Pág. 253-268. Ed. Universitat de Barcelona 1993. ISBN 84-475-0453-0

Anuncios

Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: