La Igualdad ha llegado a los Seguros

27 03 2011

Una vez más el afán de perseguir la igualdad en todos los ámbitos ha conseguido que una manera de hacer basada en datos y hechos palpables, no sirva para nada. Y la necesidad de ser todos iguales nos lleve a ser vistos por el mismo patrón.

Tras varios meses de dudas, divagaciones y no pocas polémicas al respecto, la Unión Europea ha dado la razón a la asociación de consumidores belga. Desde hace unas semanas  ser mujer ha dejado de ser una ventaja a la hora de contratar un seguro. Y es que hasta el momento, el colectivo femenino se beneficia de primas más bajas en los seguros de coche, de vida y salud, llegando a constatarse diferencias entre ambos sexos de hasta el 33% en el precio final.

De nada sirve que haya estudios que demuestren una mayor longevidad al sexo débil (¿?) ni que tengan un menor índice de siniestralidad al volante.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha declarado ilegal distinguir por sexos. A partir del 21 de diciembre del 2012 no se podrá utilizar el género del asegurado como excusa para subirle la prima o rebajársela.

Bien, una vez recordada la noticia, aquí viene mi reflexión económica:

Dicen las Teorías de Mercado que en un mercado con muchos ofertantes (las compañías de seguros) y muchos demandantes (los que quieren ser asegurados), los precios están más ajustados. Es difícil que una Compañía de Seguros sea más cara que las otras sin aportar nada diferente, ya que los clientes se irán a la competencia.

Con esta primera premisa, se podría decir que con la resolución de esta nueva ley los seguros de los coches de hombres y mujeres se igualarán. Los seguros de los hombres serán algo más baratos y los de las mujeres algo más caros. Hasta igualarse.

Dicen las Teorías de Mercado que en un mercado con información al alcance de todos hace que el comportamiento del mercado sea más eficiente. De manera que si a mí como hombre no me rebajan la cuota del seguro de mi vehículo, he de ser capaz de ver si otras compañías ofrecen mejores condiciones. O si siendo mujer, me aumentan el importe de mi seguro (a partir del 21 de Diciembre del 2012 más de lo que debieran, me iré a la competencia.

Por lo que en teoría he de decir que los hombres estamos de enhorabuena porque en un futuro nos bajarán las cuotas de los seguros de los coches, al revés de lo que sucederá con el colectivo femenino.

Pero ¿qué nos dice nuestra intuición y experiencia? Pues que los precios de los seguros a las mujeres subirán hasta equipararse a los de los hombres. Y que nos olvidemos de que los precios se compensen los unos con los otros.

Y ¿qué dice la Teoría de Mercados al respecto? ¡Tiene respuestas para todo! Dice que en realidad los muchos Ofertantes (las compañías de Seguros) se comportarán como si fueran una. De manera que el Mercado Perfecto que planteábamos no lo será. Estaremos en un Oligopolio, lo que es poquitos Ofertantes que deciden y muchos Demandantes que tendrán que pasar por el aro.

Aunque siempre hay un pequeño rayo de esperanza, y es que si las Aseguradoras encuentran un resquicio en la resolución del Tribunal Europeo para no acatar la sentencia, lo harán. Para empezar, ya he visto que hay alguna compañía que ofrece mejores precios a las madres. ¿No será esto otra manera de distinguir entre géneros?

Un saludo,

Caixa o Faixa





Humor

20 03 2011

Esta semana, por falta de tiempo para redactar algon con sentido, colgaré un par de tiras cómicas que me han hecho llegar dos lectores del blog.

 





La Acción de Oro

13 03 2011

Esta semana no me voy a centrar en la actualidad económica, no sabría por donde empezar. Por lo que prefiero centrarme en un concepto que algunos quizás hayáis oído antes, la “Acción de Oro”.

La Acción de Oro es el as que los gobiernos se han guardado en la manga cuando han privatizado empresas públicas. Mientras la mano derecha vendía, la mano izquierda se guardaba el derecho de poder decidir sobre las cosas importantes de aquello que se acababa de vender. Os pongo un ejemplo tontorrón:

Renault os vende un coche, y cuando decidís cambiarle las llantas, renovar neumáticos o venderlo, viniera Renault y no os dejara hacerlo. ¿Las razones? Ninguna.

El origen de “La Acción de Oro” y de los derechos especiales que ésta tiene se remonta al inicio de 1990 a la vera de la fiebre privatizadora que invadió la Unión Europea. Eran aquellos tiempos en los que gobiernos y empresas públicas tenían que romper lazos y por lo tanto muchas empresas hasta el momento públicas debían privatizarse. Empresas de telefonía, eléctricas, distribuidoras de agua, bancos, tabacaleras… eran vendidas por los gobiernos a aquellos que pudieran o quisieran comprar. Los Gobiernos europeos eran entusiastas a la hora de ingresar las ganancias derivadas de la venta de las grandes compañías de las que eran propietarios, pero se mostraban reacios a ceder su control a los nuevos propietarios privados. Por ello, algunos Gobiernos se reservaron una única acción, que llamaron Acción de Oro. Esta acción otorgaba un poder enorme al gobierno, ya que le permitía derechos exclusivos sobre determinadas operaciones estratégicas como el nombramiento por decreto de buen número de miembros del Consejo de Administración y altos ejecutivos de las empresas, acuerdos de fusión y adquisición o los de asociación con otras empresas.

La mera existencia de la Acción de Oro era una contraposición a la privatización de las empresas. El deseo de vender y cobrar se contraponía con el de mantener el control de las empresas. Esto chocaba con las intenciones de las Directivas de la Unión Europea. Y así lo hizo valer la Comisión Europea en su Comunicación de 1997 en la que defendía la incompatibilidad de la Acción de Oro con el Tratado de Roma y su filosofía del mercado único.

También el Tribunal de Justicia europeo condenó las acciones de oro en las sentencias dictadas en 2002-2005. En ellas siempre concluyó que, salvo excepciones, restricciones impuestas por algunos Gobiernos eran contrarias al derecho comunitario.

En la gran mayoría de casos, el tribunal siempre ha dado la razón a la Comisión Europea y condenado a los Estados miembros a rectificar sus legislaciones nacionales. No obstante, Gobiernos como el portugués o italiano han aducido hasta hace pocos años a un pretendido interés público que intentaron justificar por la naturaleza estratégica de los sectores considerados. Sin embargo, lo que no cuentan al ciudadano, y queda siempre entre bastidores, es el entramado político de poder a cuyos intereses quieren servir los Gobiernos. Lo que se traduce en mantener el poder político de los Gobiernos en los Consejos de Administración de estas empresas privadas. Además existe la resistencia del nacionalismo económico en aceptar que empresas nacionales emblemáticas qua han sido un símbolo de país puedan pasar a manos extranjeras.

Hay dos argumentos jurídicos que podrían eventualmente justificar la intervención del Gobierno para vetar una venta de una empresa estratégica para sus intereses. Primero, el artículo 323 del Tratado que establece que los Estados miembros tienen poder exclusivo para fijar qué debe ser privado y qué público dentro de su propio territorio. Pero cuando ya se ha privatizado una empresa, el gobierno no puede impedir una posterior venta. Segundo, si el Gobierno invoca que la telefonía (por ejemplo) es un bien vital y que ello le da poder o incluso le obliga a intervenir, el Tribunal podría preguntarle por las razones que le llevaron a privatizar la empresa. Incluso podría añadir que, si los riesgos son tan elevados, la renacionalice para así poder hacer lo que considere necesario. Una vez en la esfera del mercado, sin embargo, ha de atenerse a las reglas establecidas para todas las empresas por el Tratado de la UE. O sea, que los gobiernos pueden decidir si privatizan o no, pero no quedarse con ambas. Vender y mantener el control.

En los últimos años los Gobiernos europeos han ido renunciando progresivamente a la Acción de Oro sobre las empresas privatizadas y han optado cada vez más por la legislación ordinaria. Pero esto hay que agradecerlo a las resoluciones del Tribunal de Justicia de la UE, que ha declarado ilegales la mayoría de las acciones de oro por considerarlas un obstáculo a la libre circulación de capitales, a las inversiones transfronterizas y al buen funcionamiento del mercado interior.

En el caso de España, las últimas Acciones de Oro expiraron hace relativamente poco, Repsol expiró el 2006, Telefónica el 2007 y Endesa el 2008.

Paralelamente a todos estos movimientos que se han ido dando los últimos 20 años, se ha ido desarrollando un marco reglamentario que permite a los Estados miembros utilizar medios mucho más previsibles y transparentes para asegurarse de que las empresas cumplen con sus obligaciones de interés general.

Porque no nos engañemos, es de interés de todos nosotros que ciertos sectores estén bajo la tutela estatal pero bajo una gestión privada.

Un saludo,

Caixa o Faixa





Recomendaciones Literarias II – Freakonomics

6 03 2011

Freakonomics

¿Qué resulta más peligroso: una pistola o una piscina? ¿Qué tienen en común un maestro de escuela y un luchador de sumo? ¿Por qué continúan los traficantes de drogas viviendo con sus madres? ¿En qué se parece el Ku Klux Klan a los agentes inmobiliarios?

Steven D. Levitt y Stephen J. Dubner utilizan la estadística y una cantidad ingente de datos para probar las teorías más inverosímiles que nos podamos imaginar. Las conclusiones que son capaces de obtener a partir de una base de datos potente, es más que sorprendente. ¿Llega a afectar el nombre que le ponemos a nuestros hijos en su futuro profesional? ¿Hay nombres que garantizan un mejor futuro a nuestros hijos?

Recuerdo aquel chiste que nos explicaron el primer día en la asignatura de Estadística en el que se decía:

Si tengo la cabeza a 67ºC y los pies a 7ºC, en término medio estoy a 37ºC. Por lo que estoy de puta madre.

Con esta premisa, los resultados estadísticos siempre me los tomo con cierta cautela. Lo que hace cualquier estadística es mostrarnos de manera resumida lo que nos dice una cantidad de datos. Cuanto mayor sea el tamaño de los datos de los que se extrae un estudio estadístico, mayor será la calidad de las de las conclusiones obtenidas.

Por un lado, para llegar a las conclusiones a las que nos acercan los autores de este libro, utilizan bases de datos enormes. Por lo que es una garantía de cara a las conclusiones que se puedan obtener. Pero lo que más me ha llamado la atención y lo que ha captado más mi interés ha sido el enfoque que se da a los temas que trata. Enfoques originales a situaciones que nunca nos habíamos planteado nos abren la mente a otras maneras de ver la realidad, por lo que enriquece enormemente la imaginación de hasta dónde podemos llegar con los datos.

Se puede decir que en Freakonomics, los autores se proponen explorar el lado oculto de las cosas… a veces las cosas no son lo que parecen.

Links para saber más sobre el libro:

http://www.freakonomics.es/index.html

http://freakonomics.blogs.nytimes.com/

Ficha técnica:

Título: Freakonomics
Autor: Steven D. Levitt y Stephen J. Dubner
Editorial: Ediciones B
ISBN: 9788466625128

Un saludo,

Caixa o Faixa