Recomendaciones Literarias. Fent Pinya (Hacer Piña)

18 12 2011

Estamos en plena vorágine navideña, algunos planificando las vacaciones, otros estudiando el menú a preparar para los invitados y los otros enfrascados en las compras de Navidad y Reyes. Para estos últimos, la siguiente propuesta de compra.

Hace unos meses me regalaron el libro “Fent Pinya” (Hacer Piña). De lectura entretenida y ágil nos adentra en el mundo de los Castells. Esas construcciones humanas imposibles de concebir e increíbles de ver una semana tras otra.

En los últimos años se ha estado hablando de la capacidad de conseguir objetivos increíbles si se cuenta con un grupo unido y un buen líder. Ambos, en una relación simbiótica beneficiosa para ambos se deben de ver como parte de un mismo equipo. No en vano, la segunda parte del título es ‘Gente corriente resultados extraordinarios’.

Argumento:
Esta es la historia de un empresario que descubre el apasionante mundo de los castellers (grupo de gente que levanta castillos humanos de distintas formas y con distintas posiciones que otorgan puntajes según su dificultad).

El protagonista de la historia guiado por otro empresario amigo se adentra en ese interesante mundillo en donde lo más importante es hacer piña entre todos los integrantes del equipo y donde la competencia no está exenta de colaboración entre los distintos equipos.

Es interesante observar los paralelismos que se pueden dar con el mundo profesional y hasta con el personal.

Algunos verán paralelismos con La Meta, otro libro de prestigio en el mundo del Management y que comentaremos de aquí a unos meses.

Particularidades:
Encuentro 3 diferencias importantes frente a otros libros del género. La primera, es la posibilidad que presta la publicación para ver determinados videos colgados en Internet al final de determinados capítulos. Un vídeo para mostrar aquello que con solo unas palabras nos costaría muchísimo de imaginar con detalle.
La segunda particularidad es la reflexión que hay al final de cada capítulo a modo de resumen y reflexión de los conceptos más relevantes. Facilita al lector el poder encontrar la información de manera rápida.
La última particularidad es la opción que brinda la contraportada de contactar al autor del libro vía Mail para aquellos lectores que quieran ponerse en contacto con él.

Ficha técnica:
En Catalán
Título: Fent Pinya
Autor: Jordi López Daltell
Editorial Entramat
ISBN: 978-84-92452-03-7

En Castellano
Título: Hacer Piña
Autor: Jordi López Daltell
Editorial Empresa Activa
ISBN: 978-84-92452-67-5

Un saludo,

@CaixaoFaixa





Innovaciones Exitosas

4 12 2011

Esta semana el post no ha salido de mi puño y letra. Lo he recogido de un Mail que me enviaron hace ya unos meses y que he recuperado recientemente. Como la gramática era bastante lamentable, la he corregido para hacerla un poco más amena.

Desconozco el autor del documento, pero independientemente de quien sea, creo que es muy interesante lo que apunta.

“Solo el 5% de las innovaciones exitosas son radicales. El resto son mejoras en procesos, búsqueda de nuevos mercados o cambio en la aplicación. Es sorprendente como en todas las fuentes que tengo, libros, blogs, foros especializados en Internet, se busca con afán “the next BIG thing” pero se infravalora la pequeña innovación.

Desde el ciudadano común hasta los grandes CEOs (los directivos de las empresas), buscan una idea que revolucione, que sea el éxito más grande de la década, que los haga millonarios.

No es fácil no pensar así viendo a los Google-Boys, o Apple con su IPod. Pero, en esas mismas fuentes, se acepta que esas grandes ideas, en cada empresa, son realmente explosivas pero con un alcance de muy corto tiempo. ¿Por qué? La competencia hoy en día se adapta, genera, diseña y hasta “copia” rápidamente para acabar mejorando al original.

Entonces, la ganancia real es más de imagen y en un boom en el precio de las acciones, que no una ganancia real.

¿Y qué pasa con las “pequeñas ideas”? Aquellas que generan los empleados, para facilitarse el trabajo. Sin un sistema de generación de ideas y políticas de innovación, se quedan en nada porque no son “the next BIG thing”. Se desestima aquello que no supone una revolución.

Por ejemplo, una fábrica de collares, tiene una pequeña línea de producción con 5 empleados. Cada uno, debe completar 10 pasos. Una empleada, se da cuenta que el paso 7 “no tiene sentido”. Pues, lo evita, y produce un 10% más de collares al día de los que producía antes. Ella se lo cuenta al resto en el almuerzo, y la línea en una semana produce un 10% más. ¿Es posible que ese  paso sea necesario para otro departamento? Tal vez, pero no genera valor.

Ahí es donde un sistema orientado a la innovación, deja claras las reglas como una mejora puede ser llevada a cabo. Unas cuantas de estas “pequeñas ideas” juntas representan tanto o más que una de las llamadas “grandes y geniales ideas”.

Mi objetivo es dejar claro que toda innovación es necesaria y debe ser tomada en cuenta, no debe ser subestimada.

Y no olvidemos lo siguiente, el 95% de las innovaciones son “mejoras”. Sólo el 5% son radicales. Por lo que lo más probable es que El Gran Éxito nos venga de las pequeñas mejoras.”

De primera mano, conozco un ejemplo muy curioso a la par que interesante:

Hace más de 20 años, cuando aparecieron las cintas de video VHS y Beta, el Centro Comercial Continente (en Baricentro, ubicado en Barberà del Vallès) tenía graves pérdidas debido a los robos. Las cintas eran un producto nuevo, no barato y relativamente fácil de robar.

Fue un Jefe de Departamento el que tuvo la idea de flejar las cintas de 3 en 3 y venderlas en formato Pack.

Esta acción no solo frenó los robos de manera espectacular, sino que aumentó las ventas. Ya que los interesados se veían obligados a comprar 3 unidades en lugar de una.

En poco tiempo, eran los fabricantes de las cintas de video los que presentaban el producto en este formato desde fábrica.

Un saludo,

@CaixaoFaixa